Minimalismo financiero. ¿Cómo aplicarlo a tu vida?

El minimalismo financiero lo encuentras en la forma de replantearnos nuestras necesidades y en el uso que le damos a nuestro dinero. No se trata de comprar por comprar, sino gastar nuestro dinero en cosas que realmente necesitemos.

3 consejos para comenzar a aplicar el minimalismo financiero a tu vida.

Hazte muchas preguntas acerca de tu estilo de vida: Si aplicaras el minimalismo financiero en tus hábitos ¿Tendría más ventajas o desventajas?, ¿Habría realmente un cambio sustancial?, ¿Cuánto te afectaría?

Evita realizar compras sin analizar antes si será una compra inteligente.
Incluso aquellas compras que puedan parecer más recurrentes deben ser meditadas, así que comienza a evaluar los costos de lo que estás por comprar.

Recuerda que almacenar no es la mejor idea, lo único que consigues es que ocupe espacio y siga perdiendo valor. Elimina lo que no necesitas.

Identifica la diferencia entre deudas buenas y deudas malas

  1. Una deuda mala es la que adquieres y no te genera ganancias. Es decir, no te da ningún tipo de beneficio más allá del consumo del bien que adquiriste con ellas.
    Ejemplo: Los tenis súper increíbles último modelo que te costaron 7 mil pesos y que lo pagarás con intereses durante varios meses.
  2. Una deuda buena es lo equivalente a solicitar o gastar dinero prestado con el objetivo de adquirir bienes o realizar inversiones que nos van a reportar un flujo de dinero hacia nuestra cartera.
    Ejemplo: Solicitar un crédito para comprar un auto para rentarlo en una app de viajes y simultáneamente ir pagando las mensualidades.

Una vez que entiendas la diferencia entre ambos tipos de deuda, te será más fácil decidir sobre tus compras y gastos.

WhatsApp
Facebook
Instragram
Linkedin